Museo Marítimo y Diputación de Barcelona adquieren una colección de 3.800 fotos

Museo Marítimo y Diputación de Barcelona adquieren una colección de 3.800 fotos

Corresponden al período de posguerra, entre los años 1942 y 1959, y su adquisición ha supuesto un coste de 15.000 euros

La Diputación de Barcelona y el Museo Marítimo de Barcelona han acordado la adquisición de una colección de fotografías destinada al fondo del museo, compuesta por unos 3.800 negativos atribuidas al fotógrafo aficionado Joaquín Tusquets de Cabirol.

Según han informado Diputación y museo, se trata de imágenes del puerto de Barcelona y espacios litorales de pueblos de la costa catalana correspondientes al período de posguerra, entre los años 1942 y 1959, y su adquisición ha supuesto un coste de 15.000 euros.En la operación se ha tenido en cuenta «el valor excepcional de este material fotográfico tanto por la temática, la calidad y el estado de conservación como por pertenecer a una época de la que el Marítimo tiene pocos testimonios gráficos de estas características».

El diputado de Cultura de la Diputación de Barcelona y presidente delegado del Consorcio del Museo, Juan Carlos García Cañizares, ha considerado que esta colección «enriquecerá el discurso del Museo sobre la historia marítima de nuestro país y será accesible a la ciudadanía a través de sus archivos y exposiciones».

La directora del Marítimo, Elvira Mata, ha subrayado que «esta adquisición reconoce el papel fundamental y de referencia que lleva a cabo desde el Museo, tanto para conocer nuestro pasado como para aportar elementos que nos permitan explicar qué somos hoy e intuir el futuro de nuestra sociedad».

La colección adquirida cuenta con unos 3.800 negativos sobre plástico, en formato 6×6, en blanco y negro, en buen estado de conservación: fotografías históricas del puerto de Barcelona, espacios litorales de pueblos de la costa catalana (Montgat, Castelldefels o Sitges) y del interior de Cataluña.

Aparecen escenas cotidianas en los muelles, en los espacios de trabajo del puerto, retratos de embarcaciones, espacios públicos, zonas de recreo o playas.

Por las características del material, se trata de un formato semiprofesional, ejecutado por parte del autor con una gran habilidad técnica y una muy cuidadosa composición artística.

El hasta ahora propietario de la colección, Toni Amengual, encontró todo este material en un contenedor de basura en Palma de Mallorca, a finales de 2004, lo rescató y cuidó y desde entonces lo ha conservado, documentado y digitalizado como coleccionista privado, manteniéndolo en un buen estado de conservación, reconocen en el museo.

Estos negativos permiten completar las colecciones del Marítimo en un período del que el Museo dispone de muy poco material fotográfico, dado que es de una época caracterizada por la carencia de recursos y la dificultad de adquirir material fotográfico.

El Museo Marítimo de Barcelona gestiona una colección de 430.100 registros de temática marítima, y cuenta con una colección de fotografías y audiovisuales (350.000 registros), el fondo de patrimonio inmueble (más de 8.000 registros), los fondos históricos (40.800 registros), la colección de cartografía (2.800 registros), la colección de planos (300 registros) y la colección bibliográfica (28.200 volúmenes).

El Marítimo, que volverá a abrir sus puertas el próximo 22 de junio, prevé exponer parte de esta colección al público dentro de sus instalaciones, «en respuesta al alto interés mostrado por la ciudadanía cuando se publicaron en las redes sociales». EFE.

Fuente: https://www.elestrechodigital.com/