Conflicto en el puerto de Bilbao

Conflicto en el puerto de Bilbao

Bilboestiba pone las cartas sobre la mesa. No garantiza el empleo.

El CPE sería una mera ETT.

Una carga de profundidad para otros puertos.

La patronal del puerto de Bilbao ha sido tajante en su inicial rechazo a las propuestas de los sindicatos en la negociación del Convenio. Los sindicatos habían presentado sus propuestas en la tarde del lunes y el CPE-Bilboestiba las estudio en reunión el martes 29. Su posición ha sido rechazarlas en bloque, empezando por negar la garantía de empleo al colectivo del Centro Portuario de Empleo, a los 320 estibadores. Los sindicatos han recibido esta negativa como un intento de convertir el CPE en una ETT más sin garantía de empleo. Su propuesta de X + 2, es decir, unas 228 jornadas garantizadas al año se ha visto de plano rechazada. Los sindicatos dicen que las empresas no los reconocen como empleados suyos. Con todo la mesa de negociación no se ha roto, ya que la patronal ha quedado en ofrecer sus argumentos técnicos el día 7 de enero en la siguiente reunión programada, previa a la que tendrán en Madrid el día 13 con la directora general de trabajo Verónica Martínez.

De verdadera bomba la definen algunos sindicatos, aunque otros estaban enterados de las pretensiones empresariales, la de negar que tengan que ofrecer una garantía de empleo a los estibadores, desde el CPE o las empresas. Esta carencia de garantía de empleo que ya conocía Antolín Goya, el dirigente de Coordinadora casi hace un mes se ha revelado ahora formalmente.

Las empresas de Bilbao no se sienten vinculadas por las negociaciones en otros puertos y no están dispuestas a ofrecer la tradicional garantía de empleo que ha habido hasta ahora, de unas 21 jornadas al mes, los sindicatos pedían 228 jornadas al año, unas 20 más 2 al mes.

Para los sindicatos han ido más allá al rechazar que esa garantía de empleo se pueda mantener. Además también ha rechazado BilboEstiba que para llegar a ese número de jornadas se emplee a los estibadores en otras tareas complementarias.

Los sindicatos denuncian esta actitud de convertir el CPE en una ETT, más, sin más garantía de empleo, y si no en presentar un ERTE con n el mismo efecto.

De hecho denuncian que la patronal ha descubierto sus cartas que se atisbaban con el anuncio primero y luego retirada del ERTE hace dos semanas.

Por otro lado se ha confirmado que Peli Ortiz de Zarate el gerente de Bilboestiba, se marcha a principios de 2021.

Faltan por retribuir unas 19.000 jornadas de vacaciones debidas, según los sindicatos, a unos 130 euros cada una que piden, suponen 2,47 M€, a compensar o a pagar en jornadas en 2021.

Si la estiba no hace las tareas complementarias si que habría tiempo para hacer unas 60 jornadas por estibador del censo, pero si se siguen haciendo no.

Fuente:
REVISTA PUERTOS Y NAVIERAS - 31/12/2020