Sines, el humilde puerto que machaca a Las Palmas

Sines, el humilde puerto que machaca a Las Palmas

Nadie en Las Palmas daba un duro por el puerto de Sines. Como el de Tánger. Cosas de moros, decían del puerto marroquí. La realidad es que entre los derechistas estibadores de Las Palmas, Tánger, Sines y Lomé han dejado al puerto grancanario fuera de la cobertura de inversiones internacional. Cuando a los perretosos estibadores de Las Palmas les entra la neura sindical y no la multimillonaria, operadores como MSC, dueña de Opcsa, tiene como ‘plan B’ su terminal en Sines o Lomé. Como Maersk tiene Tánger y en 2029 el Daklha Atlantique.

Portugal está de vuelta en el punto de mira de una batalla económica que se ha estado gestando durante la mayor parte de dos años entre China y Estados Unidos. Con las atenciones del mundo desviadas tanto por la pandemia, el punto de inflamación económico que se desarrolla en el puerto geoestratégico de aguas profundas de Sines ha sido relegado a últimas páginas de la prensa especializada.

Hay un gran interés de Estados Unidos en Sines, donde las empresas estadounidenses quieren expandir la terminal de gas natural licuado (GNL) del puerto para aumentar las exportaciones de gas a Europa, lo que, según ellos, también ayudaría a reducir la dependencia energética de la UE de Rusia. Por otro lado, China está luchando arduamente para construir un enorme puerto de contenedores de 770 millones construido por China en Sines, un proyecto clave en su Iniciativa Belt & Road de la que Portugal se convirtió en miembro en 2018.

En ese momento, el presidente Xi Jinping tomó prestado un antiguo dicho chino para describir la relación bilateral: “Una asociación forjada con el enfoque correcto desafía la distancia geográfica; es más grueso que el pegamento y más fuerte que el metal o la piedra». El presidente de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa, correspondió con una visita de estado a Beijing a fines de abril que también coincidió con el II Foro de la Franja y la Ruta.

Entonces, ¿será la enorme terminal de GNL de Estados Unidos o el enorme puerto de contenedores de China? Sea quien sea el ganador, las consecuencias geopolíticas serán enormemente significativas. Semanas antes de la derrota electoral del presidente Trump, se veía que Estados Unidos había subido la apuesta de manera incómoda sobre Portugal. En lo que se describió en ese momento como una entrevista ‘menos que diplomática’, el embajador de Estados Unidos en Portugal, George Glass, dijo que era ‘hora de que Portugal haga una elección’: entre negocios con ‘socios seguros, los aliados’ o con ‘socios económicos , el chino’.

Si Portugal optaba por lo último, Glass dejó en claro que Estados Unidos tendría que «cambiar la forma en que se comunica con Portugal». La disputa, que precedió a la visita de un enviado tecnológico de EE. UU. Que continuó tocando el tambor anti-China (haga clic aquí) , fue tratada en ese momento tanto por el gobierno como por el presidente de la República, quien dijo, de la manera más diplomática posible , que Portugal tomaría sus propias decisiones sobre con quién negocia. Ahora, con Estados Unidos habiendo votado en contra de una segunda administración Trump, llega un alivio obvio en Lisboa.

Fuente: https://bit.ly/38XhQxb